Una Palabra

Comienza el juego y una palabra se desnuda, se muestra, se plasma natural… diáfana. No tiene rostro ni color, no tiene prisa ni ganas de correr. No necesita una razón, los motivos vienen entrelazados, la endulzan, la complementan de pasión, para desbordarse entre los labios, para caer tan lento como pequeña y densa gota de…

No te soñé

Porque tu mirada derrocha

su encanto inherente,

tus palabras ausentes, deseos silentes.

Tu poder invisible choca

y se mezcla con mi plexo solar;

catástrofe y maravilla

que induce a ser sin estar.

Me tomo en serio

Me miro en serio, decanto cada letra, nada me tiene contenta y no me puedo concentrar. Cuesta levantar la cara para recordar con los ojos abiertos. Sueño que estoy durmiendo, mientras miro que estoy despertando. Sube, sube hasta donde quieras, que no te de miedo la sensación de ya no sentir con piel, abrazar por…

Ámbar

Me sumergí desde tus ojos

en el ámbar de tu ser,

jugué un juego peligroso

y mientras creía que te salvé,

fue a mí a quien rescaté.

Mishima, la sombra de la espada.

Kimitake Hiraoka era su nombre, se hacía llamar Yukio Mishima.Nació en Tokio, el 14 de enero de 1925. De origen pequeño burgués Mishima fue educado por su abuela Natsu quien tenía ascendencia samurai, de ella y por ver a su pueblo muriendo de hambre a los pies de los soldados americanos nació su amor por el Japón antiguo y el Bushido, el código de honor samurai. Nunca tuvo miedo a la muerte. Estudió Derecho y después trató de ser reclutado por el ejército imperial en la fuerza aérea y estrellar su avión en los cascos de los buques americanos en la Segunda Guerra Mundial pero no fue admitido, cosa que lo hundió en una vergüenza delirante. Escribía mucho y como pocos. Después de doctorase consagró su cuerpo y su mente al entrenamiento en artes marciales y practicas militares con las Fuerzas de Autodefensa, comenzó acompañado por un grupo de universitarios, estaba fundando su filosofía en la intensa efervescencia ideológica de los sesenta, pronto ese movimiento más intelectual que beligerante alcanzó proporciones insospechadas en poco tiempo, para entonces ya era un escritor reconocido gracias a Confesiones de una máscara (1948), El pabellón de oro (1956) y El camino del samurai. En defensa de la cultura (1968), algunas de sus más importantes obras en ese período.

PRESENTACIÓN DEL 8° NÚMERO DE LA REVISTA ESTUDIANTIL NOTA AL PIE Y TIANGUIS DEL LIBRO EN UAM IZTAPALAAPA

La coordinación de Ciencia Política de la UAM Iztapalapa y el Consejo Editorial de la revista estudiantil NOTA AL PIE, los invitan cordialmente a la presentación del octavo número de la revista y a la inauguración del Tianguis del libro en la UAM Iztapalapa. Los esperamos en la explanada que se encuentra frente al edificio F…