Vaquita Marina y la amenaza en el Alto Golfo de California

Por: Cassandra García

El pasado 16 de abril, el gobierno de Enrique Peña Nieto lanzó plan de conservación de la vaquita marina, una especie de cetáceo endémico de las aguas del Alto Golfo de California; en este se estipula que habrá una ampliación del área de protección así como un programa de vigilancia por parte de la Marina Armada de México.

Sin embargo, a decir de grupos conservacionistas, este plan llega muy tardíamente, y es que desde hace meses la organización ambientalista Greenpeace, lanzó una campaña para que las personas, a partir de su plataforma en línea, hicieran un llamado al presidente directamente para que se atendiera con carácter de urgente el tema del cuidado de una especie que amenaza con desaparecer. Por supuesto, este no fue el único medio por el cual se hicieron llamados para atender este problema, diversas organizaciones, tanto mexicanas como extranjeras, han urgido a las autoridades mexicanas a poner especial atención en este asunto desde finales del siglo pasado especialmente durante la última década.

images (1)

La especie en cuestión ha sido depredada por años (como muchas otras al no haber una conciencia respecto a lo que implica la extinción de una especie dentro de un ecosistema determinado) hasta el punto de quedar menos de 100 ejemplares según diversas ONGs, aunque la PROFEPA asegura que existen un aproximado de 567 individuos.

El tema, sin embargo, no es nuevo, desde 1979 la vaquita se encuentra incluida en los apéndices de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

Según la IUCN Red List  la zona núcleo de la vaquita se inscribe solamente en el Alto Golfo de California y en la Reserva de la Biosfera del Delta del Río Colorado (la cual fue creada en 1993). Así mismo sostiene que desde que se definió su estatus de amenaza, el núcleo de la Reserva es la única zona en la que toda la pesca está terminantemente prohibida, y es justamente en esa área donde han habido más avistamientos de esta especie desde 1990.

En 1997 se estableció un Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita (CIRVA), esta entidad ha emitido recomendaciones que incluyen: la prohibición inmediata de las redes de pesca de tipo industrial: redes de arrastre y/o como redes de enmalle (principalmente las grandes y medianas que es donde el cetáceo suele quedar atrapado, estas últimas tienen la cruel peculiaridad de estrangularles puesto que sólo retiene la cabeza de los peces dejándolos atorados por las agallas); así como una mejor aplicación de las normas de pesca en el norte del Golfo en general que incluyan el desarrollo de métodos de pesca menos nocivos, actividades de generación de ingresos alternativos para las comunidades pesqueras y la educación basada en la comunidad y la conciencia. El 29 de diciembre de 2005, la SEMARNAT emitió un decreto para proteger a la vaquita marina.

vaquita-marina1-470x295

Foto:ecoosfera.com

Sin embargo en el caso de la Vaquita Marina el tema de su preservación está ligado a otros de tipo económico, como lo es la pesca ilegal e indiscriminada de otra especie de la zona menos conocida: la totoaba.

La totoaba es el primer pez cuya especie se encuentra dentro de las listas de especies en peligro y es que su explotación desmesurada la ha llevado a un nivel crítico de riesgo; esto se debe a que en países orientales se le considera un manjar a su carne y se tiene la creencia de que el buche tiene efectos sobre la fertilidad.  El precio del buche de totoaba se vende a cantidades tanto ridículas como exorbitantes, alcanzando precios de entre 500 mil y 800 mil USD por kilo en E.E.U.U. y de 20,000 USD en territorio chino. Este negocio no es nuevo, hay registros que desde antes de la Segunda Guerra Mundial se explotaba esta especie sin ningún control; fue hasta 1975 que se buscó una regularización y al entrar en las listas de especies protegidas el gobierno nacional esperaba mantener un control, sin embargo no lo hubo, sólo se abrió paso a un mercado ilícito de explotación que hasta nuestros días había tenido poca visibilidad atención de los gobiernos y de la misma PROFEPA.

Hoy día con las presiones de grupos ambientalistas, por fin se ha logrado que la SAGARPA, el Gobierno Federal, la UABC y un Fondo Mundial para el Medio Ambiente desarrollen un programa de protección que exija a las autoridades una mayor participación tanto en la vigilancia como en la penalización de la pesca ilegal de estas  especies.

Empero, el citado plan de protección de la actual administración, no contempla una estrategia mayor para combatir al mercado mismo dónde se realiza la comercialización de la especie, por lo tanto, algunos grupos han alzado la voz para que las corruptelas y los intereses detrás del tráfico de totaba no sigan perpetuándose y por ende, continúen dañando la permanencia de ambas especies dentro de las aguas mexicanas dónde residen.

olo1

Foto: hoyestado.com

Hasta el día de hoy, la promoción y concientización de este tema sigue siendo la mayor fuerza contra políticas de Estado inconclusas en materia ambiental y de conservación de especies endémicas, que, si no consiguen todo el apoyo gubernamental requerido, pueden perderse para siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s